Blue Flower

Estamos comenzando a vivir un nuevo paradigma en el que hombres y mujeres se complementen y no se excluyan. Queda mucho campo por recorrer. Todavía es necesario que las mujeres avancen en la historia para situarse a la par que los hombres. Este hecho nos recuerda tiempos olvidados en el que la mujer, con cierta seguridad, prevalecía sobre el varón. Veamos:
En las homilías, en la catequesis o en las clases de religión, siempre hemos oído hablar de los patriarcas ¿quiere esto decir que no han existido las matriarcas? La respuesta no es fácil, ya que la mujer ha sido borrada de la historia de tal manera, que como indica la carta a Timoteo: “con todo se salvará por su maternidad” ¡Pobres solteras y célibes!, amén de las casadas sin hijos.
En la noche de los tiempos, y antes que existieran las tradiciones patriarcales y la escritura, se piensa que pudo existir una cultura matriarcal donde la mujer, por ser la portadora de la vida, era la diosa y guardiana del fuego, es decir dueña del lar (nuestra actual Santa Brígida guarda memoria de este pasado). Cuando el hombre tomó conciencia de que en aquella vida que nacía de la hembra, él también había intervenido, se apoderó de la vida que ella hacía crecer, y cambió a la diosa materna, por el dios paterno. Y donde la diosa materna era creativa, el dios paterno se convirtió en destructivo y guerrero.
La Biblia ha dejado constancia de este pasado y así desde Caín y Lamek (Gn 4, 4-24), la humanidad fue perdiendo el amor maternal dejándole recluido en el hogar, y enalteciendo, en el plano social, religioso y cultural, el respeto paternal, imitando su lucha y conquista por lo ajeno.
La Biblia guarda memoria de este periodo previo al patriarcado cuando recuerda que: “por eso dejará el hombre a su padre y a su madre” (Gn 2, 24). De este “logion” bíblico podemos deducir lo siguiente: Si era el hombre el que abandonaba el hogar, se supone que existía una matrilinealidad, es decir, que en un primer estadio, no era la mujer la que abandonaba el hogar paterno para acudir al del esposo; contrariamente, era el hombre el que abandonaba el hogar materno para acudir al de su esposa, porque la madre de ella era la matriarca y la que prevalecía sobre el varón.
Existen otros detalles bíblicos que dejan constancia de una posible cultura matriarcal. Desta camos aquí el siguiente: Cuando Abraham es visitado por Dios para indicarle que iba a tener un hijo, originalmente debió de ser Sara la que dialogó con Yahvé puesto que estando a la puerta de la tienda leemos que ella ve y escucha a Dios. Se ríe, y de tal comportamiento, el hijo que nacerá será llamado Isaac, cuyo significado es “el que hace reír”. Si uno de los atributos del patriarcado es dar el nombre a los hijos, en este caso es el comportamiento de Sara, el que pone el nombre al hijo. Es más, en este pasaje observamos que Sara discute con Yhavé: “Sara negó: no me he reído, y es que tuve miedo. Pero aquel dijo: No digas eso que sí que te has reído” (Gn 18, 9-15). Este dato era impensable en un patriarcado.
Viene bien recordar esta época tan ancestral ya que corren tiempos en los que la mujer comienza a prevalecer sobre el varón, especialmente en los estudios, en la entrega al trabajo, y en definitiva en estamentos sociales donde apenas hace unas décadas tenía prohibida la entrada. Nos congratulamos por ello, pues allí donde el hombre cerró la puerta a la mujer, se apoderó de una parte del ser humano que le impidió progresar. Y como tantas veces, no hemos comprendido, o no hemos querido comprender el texto de Génesis que dice: “El día en que Dios creó a Adán, le hizo a imagen de Dios. Los creo varón y hembra, los bendijo, y los llamó “Hombre” en el día de su creación” (Gn 5,1s). En el nombre de Adán se encuentra Eva, pues el ser humano es varón y hembra, es decir, “Hombre”
Si la mujer, según nuestra Constitución, tiene la misma dignidad que el varón, aprendamos del pasado y no volvamos a caer en el error de cercenar el progreso femenino por miedo a retornar a un estado matriarcal. Si según la Biblia el “Hombre” es decir, Adán, conlleva a Eva, trabajemos conjuntamente para que ese Adán primigenio que representa al ser humano, no vuelva a ser mutilado en aras de perversas e inconfesables conveniencias, tanto sociales como políticas y religiosas.