Blue Flower

Cuando comenzaron las vacunaciones, todos los días y en todas las televisiones nos mostraron cientos de pinchazos en los brazos de aquellos primeros agraciados. Eran tantas las muestras diarias de pinchazos que creí entender, debido a la escasez de vacunas, que nos mostraban estas imágenes, para hacernos ver que eran muchos los vacunados. Igual que al principio de la pandemia con las mascarillas, que nos decía que no eran necesarias, simplemente porque no teníamos mascarillas.

El tiempo va pasando y aunque las dosis de vacunas van entrando en España, las imágenes de pinchazos televisivos, van en aumento ¿Por qué? Dudo que el motivo sea el expuesto, aunque, ciertamente, antes siempre se mostraba aL mismo grupo recibiendo la vacuna (mayores en residencias), mientras que ahora tratan de mostrarnos a muy diversos colectivos (mayores, bomberos, enfermeras, médicos, etc.).

Al ver el otro día a Victoria Vera, emulando a tan dignos representantes del pueblo español, como el incomparable Miguel Bosé, he sentido vergüenza ajena, aunque meditando bien el decir de estas y otras muchas personas, he querido comprender esta actitud tan disparatada

Y la respuesta se llama tripanofobia, -del griego trypanon (taladro) y phobos (miedo)- miedo patológico causado por un contacto, vista, etc., a las agujas u objetos que puedan cortar o pinchar.

Por fin mi mente se ha aclarado ¿qué no hay vacunas suficientes? Pues nada, todos los telediarios de este país mostrando pinchazos van y pinchazos vienen, para que los que padezcan esta fobia estallen y transmitan el miedo a los demás. Y cuanto más famosillo sea , mejor, más miedosos se apuntarán a estas manifesta ciones.

Entre tanto, a ver si por fin nos llegan vacunas para todos.

Pues eso.